Sistemas de extinción de incendios.

PRINCIPAL

PRODUCTOS

VER PEDIDO

QUIENES SOMOS

CONTACTO

 

GASES TÓXICOS

 

Cuando se produce un fuego se liberan gases producto de la combustión. Estos gases se producen al quemarse el combustible. Estos gases se componen principalmente de vapor de agua y dióxido de carbono.

El color de la llama del fuego depende en gran medida de los gases desprendidos y de la temperatura de estos.

Los combustibles como el papel o la madera producen llamas de color anaranjado mientras que los hidrocarburos como el gas natural producen llamas de color azul. El oxígeno produce una llama de color rojo intenso. Como se puede comprobar el color del fuego nos puede indicar cual es el combustible que está ardiendo.

 Fuego de color azul debido al gas natural.

Fuego de color azul producido por gas natural

En todos los fuegos se producen gases producto de la combustión al descomponerse los materiales que forman el combustible. Por este motivo los gases que se desprenden de la combustión dependerán en gran medida de cual sea el combustible. Muchos de estos gases tienen una elevada toxicidad y son la causa de muchas de las muertes que se producen en los incendios. Respirar los gases tóxicos de la combustión puede producir perdida de coordinación, desorientación, perdida de consciencia, envenamiento, asfixia e incluso la muerte por el propio gas.

Se calcula que más del 80% de las muertes que se producen en los incendios mueren por efecto de los gases de la combustión. Un porcentaje mucho más elevado que las víctimas producidas por el fuego.

Los gases tóxicos que se producen en un incendio se pueden dividir en tres tipos: gases tóxicos, gases irritantes y gases asfixiantes. Como con todas las sustancias, la gravedad de la intoxicación depende de la dosis y de las condiciones físicas del afectado.

Otro de los problemas ocasionados en un incendio y que tienen relación con los gases es la asfixia por falta de oxígeno. En este caso el problema no proviene de los gases producidos en la combustión sino en los consumidos por esta. Como todos sabemos el fuego necesita un comburente para arder y en la tierra ese comburente, en la mayoría de los casos, es el oxígeno. Por lo tanto si se produce un fuego en un espacio cerrado podría llegar a consumir el oxígeno disponible y provocar que nos asfixiemos.

Debemos tener cuidado si nos encontramos en una situación similar ya que la entrada de aire nuevo a un lugar cerrado con un incendio puede provocar que este se avive y se produzca una deflagración.

 Medidor de gases tóxicos.

Se debe revisar la instalación de la caldera para evitar la fuga de gases tóxicos

Las cantidades de oxígeno que el organismo necesita para sobrevivir se muestran en la siguiente tabla:

-         21% es el nivel normal de oxígeno en la atmósfera.

-         Con una proporción de un 12% se comienzan a sentir los primeros síntomas de asfixia. Se entrecorta la respiración y puede haber desmayos y mareos. El ritmo cardiaco aumenta.

-         Si la proporción de oxígeno baja aun más 10-12% se producen nauseas, vómitos e incluso la parálisis.

-         Entre un 6% y un 8% se produce el colapso del organismo.

-         Menos del 6% de oxígeno nos produciría la muerte en un tiempo de 5 minutos aproximadamente.

 

 El monóxido de carbono es uno de los gases más tóxicos de la combustión.

El monóxido de carbono es uno de los gases más peligrosos

Uno de los gases producto de la combustión que más víctimas causa es el monóxido de carbono (CO). El monóxido de carbono es un gas incoloro, inodoro e insípido por lo que su detección por parte de una persona es realmente complicada. El monóxido de carbono no produce irritación ni asfixia en los afectados, simplemente produce somnolencia. En niveles elevados suele producir parálisis en las piernas lo que evita que muchas de sus víctimas puedan escapar o pedir ayuda. La muerte por CO se conoce como la “Muerte dulce” ya que en muchas ocasiones las víctimas simplemente se quedan dormidas. La razón por la que el monóxido de carbono es tan tóxico es porque se combina con los glóbulos rojos o hemoglobina mejor que el oxígeno, estos glóbulos rojos, que son los encargados de distribuir el oxígenos que han recogido de los pulmones por todo el cuerpo a través de la sangre, se llenan de monóxido de carbono antes que de oxígeno evitando así que el oxígeno sea absorbido por el organismo.

 El dióxido de carbono se utiliza para extinguir fuegos.

El monóxido de carbono se utiliza en extintores antiincendios

Otro de los gases producto de la combustión es el dióxido de carbono. El CO2 es un gas inodoro, incoloro aunque con un color ligeramente ácido. El dióxido de carbono es un gas aproximadamente 1,5 veces más denso que el aire. El Co2 es el gas utilizado en las bebidas gaseosas para obtener las burbujas, aunque el principal uso del Co2 que nos ocupa es su uso como extintor de incendios ya que el Co2 al ser más pesado que el aire y no ser combustible desplaza al oxígeno presente en la combustión evitando así que el combustible siga ardiendo.

Estos gases se encuentran presentes en la mayoría de procesos de combustión aunque, como hemos comentado anteriormente, los gases que se producen en un fuego dependen en gran medida del combustible que se está quemando.

 

 

Expower.es

Partida Sobrevela, s/n

12580  -  Benicarló

Castellón  -  España

Telf : +34 964 46 18 48

mcescuder@expower.es